¿Qué hacer en un día en Edimburgo?

La capital escocesa, ubicada a orillas del río Forth, fue uno de los centros culturales más importantes durante la Ilustración. Por la antigüedad de su arquitectura y su significado histórico, sus distritos The Old Town (ciudad antigua) y The New Town (ciudad nueva), fueron designados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995 y es uno de los destinos turísticos más importantes del Reino Unido, llegando a atraer a más de 13 millones de turistas al año, siendo el mes de Agosto el más concurrido, por la realización del Festival Internacional de las Artes, que reúne música, teatro, danza, literatura y ópera (Fringe Festival).

Si vas un día a Edimburgo, la mejor manera de deleitarte con su arquitectura y de empaparte con su atmósfera medieval es caminando sus calles, las distancias no son tan largas. Una buena manera de descubrir la ciudad es recorriendo su principal avenida: la Royal Mile, que cruza el casco antiguo de punta a punta, caminata que te permitirá encontrarte con su historia y la magia de una ciudad cautivadora y misteriosa. En Old Town distinguirás los vestigios de la ciudad abarrotada de los siglos XVI y XVII, con construcciones compactas, callejones estrechos y oscuros y pasadizos subterráneos.

Comenzarás visitando el Castillo de Edimburgo que domina el perfil de la ciudad y que en antaño fue un enclave defensivo. Su puerta es guardada por dos héroes del siglo XIII: William Wallace, quien lideró la rebelión contra los ingleses, y el Rey escosés Robert Bruce. Puedes dar un rápido recorrido, y buscar un buen sitio para desayunar, tienes varias opciones cercanas: Castlehill Rooftop diner a la izquierda de la entrada del castillo o el Cafe on the Mound en 16 N Bank St, con ambientes relajados y desconectados del ruido, y donde encontrará opciones veganas.

Luego de reponer las energías, comenzaremos la interesante caminata por la Royal Mile. La segunda parada será la espléndida Catedral Saint Giles, fundada en el siglo XII. Su característica más peculiar es su cúpula con forma de corona real y es considerada la iglesia madre del presbiterianismo. Luego, cruzando la calle, iremos a conocer una atracción turística muy particular, se llama Mary King’s Close, y te llevarán a conocer las entrañas de la antigua ciudad, para que tengas una idea de cómo era la ciudad en época medieval, unos guías con ropa de la época te contarán emocionantes y lúgubres historias fascinantes, a través de un recorrido por los callejones y pasadizos subterráneos.

Más delante, en el Canontage, no puedes dejar de visitar el People’s Story Museum, ubicado en un edificio de 1591 que anteriormente fue utilizado como cárcel, y que explora el día a día la vida de los ciudadanos de Edimburgo, desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Aquí pasarás un rato agradable observando las detalladas recreaciones de diversos aspectos de la vida en el pasado de la ciudad.

                                                     

Para comer un rico plato vegano con toque escosés, tendrás varias opciones en esta zona, una de ellas es el Restaurant David Bann ubicado en el 56-58 St. Marys Street. Así que puedes escaparte para disfrutar de la Gastronomía local.

Contrastando con la arquitectura medieval, casi al final de la Royal Mile, encontrarás el moderno Edificio del Parlamento de Escocia, que fue inaugurado en 2004. Obra del arquitecto español Enric Miralles que está catalogada como una obra de arte sin comparación en los últimos cien años de la arquitectura británica.

Y casi para terminar el recorrido debes ir a el palacio real de Holyrood, en el extremo este de la Royal Mile, que fue levantado sobre las ruinas de una antigua abadía del siglo XV. Acá disfrutarás de vista con audio guía por los salones reales en los que podrás ver la imponente arquitectura, antigüedades y reliquias. Este palacio ha servido como residencia oficial de los reyes y reinas de Escocia desde el siglo XV y está lleno de pasadizos secretos, túneles y sótanos.

Y finalmente, en The Old Town encontrarás numerosos lugares para cenar y degustar un whiski de excelente calidad, una cerveza o alguna otra bebida de tu preferencia, las opciones son diversas a lo largo de toda la avenida, podrás probar platos tradicionales o comida internacional, y escuchar agradable música.

Espero que tu día en Edimburgo sea tan inolvidable como mi visita (y mi vida en esta ciudad), y que esta ciudad en la que el tiempo ha quedado atrapado, cautive tus sentidos y te brinde una agradable y fascinante experiencia.

0 Comments

Leave your comment