IMPERDIBLES DE MADRID


La capital de España desde el siglo XVI es activa y moderna. Se encuentra ubicada en el centro de la península Ibérica, posee un patrimonio monumental muy extenso, que la convierten en un influyente centro cultural. También tiene una importante “movida” nocturna, por lo que es una atractiva opción turística. Son muchos los lugares a visitar y conocer, aquí te presento una lista de lo que no puedes perderte cuando vayas a conocer Madrid. Podrás visitarlos caminando o haciendo uso del transporte público (Metro y autobuses) que funcionan realmente bien y conectan los puntos de interés de la ciudad.


Comenzaremos por el Centro, que es el lugar más emblemático de ciudad. La Puerta del Sol es una plaza enorme, llena de gente. Se encuentra aquí la Antigua Casa de Correos, famosa por tener el reloj que hace sonar las 12 campanadas cada fin de año. Además hay varias estatuas importantes, la principal de ellas, por ser el símbolo de la ciudad, es la del Oso y el Madroño. Aquí tienes que tomarte la típica foto con la estatua, una leyenda popular dice que si la tocas volverás a Madrid. Justo al frente encontrarás la placa que marca el kilómetro cero de las carreteras del país.


Muy cerca, se encuentra la Plaza Mayor, que data del siglo XVII. Se trata de una plaza porticada de planta rectangular, que está completamente cerrada por edificios de viviendas de tres plantas y que dispone de 10 accesos. En el centro se encuentra una estatua de Felipe III. Esta plaza ha sido escenario de corridas de toros y ejecuciones públicas. En la actualidad se celebran en ella conciertos gratuitos y mercados.


Unas calles hacia el oeste, caminando por la Calle Mayor, debes visitar la Catedral de la Almudena, construida en el emplazamiento de una antigua mezquita, desde su cúpula se puede observar una espectacular vista de la ciudad. La fachada principal se encuentra frente al Palacio Real, que alberga un valioso patrimonio histórico-artístico, destacando un conjunto de instrumentos musicales conocidos como Stradivarius Palatinos, y colecciones de pinturas y esculturas.


Puedes aprovechar de caminar por la Gran Vía, una de las principales calles del centro de Madrid, es el lugar donde se ubican los comercios, restaurantes, cine, teatro y hay mucha gente a cualquier hora del día, si te gusta ir de compras, esta es una buena oportunidad.


En el Paseo del Prado con la Calle Alcalá encontrarás la Fuente de Cibeles, es una fuente monumental situada en la plaza del mismo nombre. Fue concebida dentro de un plan de remodelación urbana en el siglo XVIII, por iniciativa del Rey Carlos III. La fuente representa a la diosa madre Cibeles, madre de los dioses olímpicos y símbolo de la tierra y la fecundidad. Es muy conocida por ser el lugar donde el Real Madrid celebra sus triunfos deportivos.


A escasos metros se encuentra La Puerta de Alcalá, construida para Carlos III en el siglo XVIII, es uno de los monumentos icónicos de la ciudad, y una de las cinco puertas reales que le daban acceso a los viajeros desde Francia y Aragón. Está situada en el centro de la Plaza la Independencia. Se trata de una puerta de estilo neoclásico y aspecto monumental similar a los Arcos del Triunfo Romanos.
Unas calles hacia el este, está la Fuente de Neptuno, una fuente de estilo neoclásico, construida en el siglo XVIII. La fuente se alza sobre un gran pilón circular en cuyo centro se encuentra la imagen de Neptuno, dios del mar. Se presenta con una culebra enroscada en la mano derecha y el tridente en la izquierda, erguido sobre un carro formado por una concha tirada por dos caballos marinos con cola de pez. Es muy hermosa verla, de día o de noche.
En esta zona encontraremos los Museos más importantes. Muy cerca de la Fuente de Neptuno encontrarás el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, su colección se compone de cerca de 1000 obras que el Estado Español compró a la familia Thyssen-Bornemisza en el 93, y que incluye piezas de Van Eyck, Van Gogh, Caravaggio y Edvard Munch. Está ubicado en el Palacio de Villahermosa, construido a finales del siglo XVIII y es un ejemplo de arquitectura neoclásica. Comenzando por la segunda planta, verás la evolución histórica de la pintura, desde el siglo XVII al XX.
Imposible no ir al Museo del Prado, el más conocido de Madrid y uno de los museos de arte más importantes del mundo. Es obra de Juan de Villanueva y se inauguró a finales del siglo XIX. Su colección se basa principalmente en cuadros de maestros europeos de los siglos XVI al XIX. Su principal atractivo radica en la amplia presencia de obras de Velázquez, el Greco, Goya, Tiziano, Rubens y el Bosco. Son tres pisos con más de 1000 obras en exposición, así que ve con tiempo para poder recorrerlo.
Caminando por la calle arbolada del Paseo del Prado, llegarás al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que contempla arte del siglo XX y contemporáneo. Este Museo te ofrecerá amplias colecciones de pintores españoles tan importantes como Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró. El cuadro más conocido del museo es el Guernica de Picasso. Si eres un aficionado al arte moderno, el recorrido puede tardar varias horas, pues la colección es bastante extensa.

Luego debes destinar un día completo para ir al Parque del Buen Retiro. Es el pulmón vegetal de la ciudad, y más que un parque es un lugar de descanso, un espacio con mucha historia y un oasis en medio del asfalto, donde se desarrollan múltiples actividades recreativas, su programación es de lo más variado, así que en definitiva es un imperdible en tu visita. El Parque cuenta con un enorme estanque, en el que podrás alquilar una barca y remar un rato, lo que es una buena oportunidad para hacer ejercicio o para una cita romántica; pero si no te agrada remar, puedes sentarte a los pies del monumento de Alfonso XII y observar a los que si se animan.

También el Parque es escenario de actividades culturales. En el Templete de la Música podrás escuchar algún concierto, y en el Teatro de Títeres podrás ver teatro de marionetas, especialmente atractivo si llevas niños. Podrás pasear para admirar la gran cantidad de esculturas presentes y no puede faltar pasar por el Palacio de Cristal, un edificio de finales del siglo XIX levantado con hierro y vidrio. Y En la Rosaleda de Cecilio Rodríguez podrás disfrutar del entorno natural producido por más de 4000 rosales de todos los colores y formas.


Para deleitar el paladar con la más tradicional comida madrileña. No puedes dejar de ir al Mercado San Miguel, un centro de la gastronomía local. En su interior se disponen hasta de 75 puestos comerciales cuyas fachadas mantienen el diseño del mercado histórico. Junto a los puestos de ventas de comidas (frutas, verduras, pescado, carnes, entre otros) encontrarás numerosos puestos de bebidas y alimentos cuyo fin es de propiciar el tapeo, así que emprende tu ¡tour de tapas en el Mercado San Miguel!

Y si te quedas enganchado en la fiesta y la diversión nocturna, Madrid es una de las ciudades más animadas de Europa. La noche madrileña ofrece diversión para todos los gustos en locales que abren sus puertas hasta la madrugada. En las diferentes zonas de la capital encontrarás una gran variedad de estilos con música en directo, grandes discotecas y mucha fiesta.

0 Comments

Leave your comment